El Alto se catapulta como el puntal del turismo comunitario
El Alto se catapulta como el puntal del turismo comunitario
Entre los 11 destinos de base comunitaria que ofrece la Empresa Boliviana de Turismo (BOLTUR), la Ruta de Qhutaña y el recorrido Esotérico alteño son los preferidos.

Con la  Ruta de Qhutaña,  caminatas a parajes naturales  y el Recorrido Esotérico, con ceremonias en wacas de  energía, El Alto es el destino   más requerido de los  11 paquetes con base comunitaria  ofertados por BOLTUR en el país.

“La nueva tendencia de los turistas nacionales es conocer, primero, el departamento de La Paz y nos ha sorprendido que en la ciudad de El Alto tenemos atractivos turísticos que son de los más solicitados, como la Ruta de Qhutaña. Es un  viaje de un día  que ofrece a los visitantes caminar,  tener contacto con la naturaleza y realizar actividades conjuntas”, indicó  la gerente ejecutiva de la Empresa Boliviana de Turismo, Lourdes Omoya.

Según  datos del informe del primer año de BOLTUR, el 22% de los turistas (nacionales y extranjeros)  que demandaron un paquete con base comunitaria optaron por visitar El Alto. Este circuito  comprende un recorrido por el mirador Jilarata,  la lagunilla Milluni, la exestuquera, las lagunas Verde y Colorada, el desierto de Chusamarca, el cementerio de Milluni y el mirador, desde el que se aprecia la belleza del nevado Huayna Potosí.

“Sólo al empezar el recorrido (Jilarata) ya se observa la cordillera, parte del lago y se pueden hacer ofrendas a la Pachamama. En el recorrido también disfrutan de un apthapi preparado por la comunidad”, explicó  Omoya.

Otra de las actividades que tiene gran aceptación  es la del Recorrido Esotérico por El Alto. Los visitantes pasean por  diferentes   wacas (lugares sagrados) de la urbe, donde se ofician diferentes ceremonias ancestrales y dan a los turistas una experiencia  100% vivencial de la tradición y cultura andina.

“Cada vez a más personas les interesa este recorrido. Incluso universidades del interior y de  países cercanos quieren ser parte del recorrido”, aseveró. En agosto, este paquete es el más solicitado    debido a que es el mes de la Pachamama y El Alto tiene  fuertes tradiciones aymaras.

El recorrido pasa por  la waca “Jampathu”, en la 16 de julio, donde hay dos sapos de piedra y  se dice que está enterrado el corazón de Túpac Katari;  la loma Chuchulaya, que resguarda -según la leyenda-  energía negativa para brujería, debido a que allí persiste  el sufrimiento de los torturados por la dictadura; y Waraco,   donde uno se recarga de energía positiva. El recorrido termina con un apthapi.

Según los datos de Boltur, el departamento de La Paz   es  uno de los destinos más importantes, ya que  de los 11 paquetes de turismo comunitario,  nueve están en esta región. “Sólo tenemos un paquete  en Santa Cruz y otro en Potosí, que se suman a los nueve paceños. Todos son emprendimientos comunitarios y destinos no tradicionales,  que no eran promocionados”, explicó.

Guaqui tiene el 31% de preferencia de usuarios de BOLTUR. Y siguen en popularidad  Qhutaña (22%), Chuspipata (15%), Santiago de Huata (12%), Quime (11%), Copacabana (7%) y Tiwanaku (2%).

Además, La Paz tiene los habitantes a los    que más les gusta viajar. Según los  datos de la empresa estatal de turismo,   solo un 12% de los  turistas son  extranjeros mientras que el 88% vienen de distintas ciudades del interior. El 30% son paceños, a los que les gusta hacer turismo en pareja o en familia para conocer su propio departamento.

La Paz apunta al turismo gastronómico y de aventura

“Cuando le preguntamos los turistas a qué lugar de Bolivia volverían, sin dudar responden: La Paz. Esa es nuestra ventaja”, señaló el asesor de Planificación Estratégica  de la Agencia de Desarrollo Turístico de La Paz Maravilla, Raúl Pérez.

Indicó que este es un elemento que se debe aprovechar para consolidar a “La Paz Maravillosa” como un destino turístico a nivel internacional. “A esa iniciativa  se unió todo el departamento”, dijo Pérez.

Señaló que para  diversificar la oferta turística, la   gastronomía y la aventura  son los  grandes potenciales de La Paz. “El desafío que tenemos es la diversificación de la oferta turística. No es solo  el City Tour, hay  varios movimientos que se están generando como el turismo gastronómico”, observó.

Las opciones de  comida vegetariana ligada a la espiritualidad o de comida tradicional son aspectos que pueden captar turistas, pero que aún se encuentran ocultos dentro la urbe.

“Lo gastronómico está moviendo al mundo, pero en La Paz aún está oculto. No somos diferentes de otros países que aprovechan este elemento”, aseveró.

Añadió que La Paz  tiene los elementos para ingresar en los destinos de aventura. “Los deportes  de montaña, las bicicletas a Coroico o los parapentes de Irupana son la muestra”.

La gerente de BOLTUR, Lourdes Omoya coincide  en que estas son las nuevas tendencias. Señala que  es el turismo de aventura y de alta montaña tiene potencial y prueba de ello son las visitas a los glaciares de Quime,  lo que en pocos meses lograron captar el 11% de los usuarios de la estatal.
Página Siete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *